Marcha Senderista

miércoles, 10 de febrero de 2016

Ansó-Linza. Un paseo por el valle de Ansó.

Esta semana en Ansó está siendo realmente desapacible aunque con temperaturas suaves. Esta mañana la cota de nieve llegaba tímidamente a los 1300 metros, pero seguro que en esta tarde y con el agua que está cayendo vuelve a subir a cotas más altas.
La semana pasada, concretamente el martes 2 de febrero, la temperatura también era suave pero la precipitación era nula y el cielo apareció despejado por la mañana. Vamos, que invitaba a dar un paseo por el monte.




Decidí tomar el camino viejo a Zuriza en el puente de Zaburría. Se trata de un camino espectacular que recorre el valle de sur a norte partiendo desde el punto descrito y llegando hasta Zuriza. Como bien se indica en el cartel de inicio, desde la Borda Saletas hasta Zuriza, el camino se solapa con la carretera actual.
Aparte de los GR existentes por todo el Pirineo, éste, junto con el itinerario ecológico "El bosque de Gamueta" son los dos únicos caminos señalizados "oficialmente" en el valle. Ambos se señalizaron hace más de diez años, lo cual da una idea del interés institucional, a nivel local, en cuanto a señalización de caminos se refiere.






Concretamente éste camino fue financiado por la antigua y ya desaparecida Oficina del Desarrollo Socioeconómico del Consorcio de Los Valles. 
El camino es muy variado, y como en todos los que hay por el valle, no es difícil encontrar diversidad de especies vegetales mezcladas brutalmente. Un pequeño cambio de orientación permite descubrir como conviven pinos y arces, abetos y abedules, hayas y cardoneras (acebos), avellaneras y robles, ...en fin, una locura de riqueza forestal hecha realidad.




Por el puente colgante de la Borda Salas, pasé a la margen orográfica izquierda del Veral. A través de "zinglas", barrancos y pequeños "achares" (pasos rocosos estrechos) llegué a la Borda Saletas. En este punto, como he comentado al principio, el camino se solapa con la carretera recorriendo de nuevo la margen derecha, una vez pasado el ya cercano puente de Zabalcoch. El tramo hasta Zuriza va todo el rato junto al río Veral en los tramos mas salvajes y agrestes de éste, haciendo el paseo de lo más entretenido y cómodo.
Yo decidí no seguir el asfalto y a través del Barranco de Marcón busqué el Cerro de Baquera para remontar por él.




La zona tiene cantidad de caminos transitables ya que se han ido limpiando con la cuadrilla de mantenimiento del  Parque Natural en estos últimos años. Mientras nadie arranca para señalizarlos, la misma cuadrilla, reutilizando tablas del vertedero y escribiendo con rotulador permanente, ha ido señalizando parte de los numerosos cruces de caminos existentes para que puedan ser disfrutados por la gente que no los conoce. 




En el Codero de Archincha empalmé con el espectacular tramo que va de Zabalcoch a Zuriza. Aunque es invierno, la situación meteorológica me permitió disfrutarlo sin la necesidad de utilizar crampones ni piolet, como sería lo lógico a estas alturas del invierno. Una descripción más detallada de este tramo la podéis ver en la entrada de este blog: "Zabalcoch-Zuriza. Valle de Ansó"




El tramo no deja indiferente a nadie que lo recorre. La zona escarpada donde la vegetación ya nos marca un predominio del haya y el abeto frente a otras especies, y la roca, por encima de nuestras cabezas y por debajo de nuestros pies, no nos permite salirnos de la traza del camino. Todo un lujo para nuestro valle y para el Pirineo tener una zona como esta para disfrutarla.




Una vez en Zuriza, y aunque el sol se había ido tapando por unas ligeras nubes, me apetecía seguir disfrutando un poco más. Decidí subir por el camino de Pinaré hasta su cubilar. Sabía que allí tendría cobertura y aproveché para pedirle a Elena que subiera a Linza a buscarme.




Le dije que yo acudiría allí pero que no tuviera ninguna prisa. Había decidido parar a comer en el cerro de Pinaré porque se estaba de maravilla, y además había decidido rizar el rizo y completar una jornada bien maja bajando hasta el barranco de Las Eras, remontando por el solano hasta el Barcal de Gamueta. Bajar de nuevo hasta el Barranco de Gamueta por el Paco de Gamueta y acudir a Linza por el Achar del Caballo, siguiendo parte del itinerario ecológico "El bosque de Gamueta" anteriormente citado.




Los cerros altos, rondando la cota 1600 estaban pelados de nieve. Pero además, un vistazo hacia arriba permitía ver lo atípico de este invierno, laderas en las que casi hasta los 2000 metros la nieve brillaba por su ausencia. 




Los bosques y los barrancos siempre están allí para disfrutarlos, demostrando una vez más, que lo más productivo no necesita grandes inversiones económicas que luego provocan además, las solicitudes de zonas catastróficas, precisamente por inviabilidad económica.



Al llegar al Linza me esperaba Elena. Como siempre que acudo al refugio, fui bien recibido por Ana, que me puso una buena jarra de cerveza para recuperar. 
Una muy buena jornada de monte que a través de caminos, unos señalizados y otros no, permiten recorrer el valle y disfrutar al máximo de la naturaleza.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios