Marcha Senderista

miércoles, 29 de mayo de 2013

II Jornadas Ornitológicas, Camping Valle de Ansó.

Este año la primavera se está pasando sin pena ni gloria. Mas bien parece una continuación del invierno. De cualquier modo, el Camping Valle de Ansó continúa con interés en la organización de eventos. Esta vez tocaban las jornadas ornitológicas por segundo año consecutivo y aunque el tiempo no acompañaba el primer día, la presentación de éstas a cargo de Jaime Solanas fue todo un éxito.


A la calidad de sus fotografías de fauna ornitológica y paisaje realizadas en el valle de Ansó, se unieron los interesantes comentarios de todo un profesional interesado en estos temas.
Aunque los comentarios se centraron en el quebrantahuesos como especie emblemática, también hubo tiempo para que nos comentara cómo consiguió fotografiar a la perdiz nival, el águila real o el treparriscos.

 
La desapacible tarde del viernes la habíamos pasado disfrutando y aprendiendo con Jaime y las jornadas no podían empezar mejor.
 
El sábado no amaneció mucho mejor meteorológicamente hablando, pero acudimos para ver un audiovisual que había enviado la Comarca de la Jacetania de contenidos ornitológicos, de naturaleza y paisajísticos. Los aproximadamente tres minutos de duración nos dejaron un tanto indiferentes a los que allí estuvimos pese a que las imágenes eran bonitas.
 
 
 
 
Aproveché para hacer unas fotos a la exposición de Patricia. Una espectacular colección de plumas de aves que nos trajo Paco de Sinués como el año pasado.
 
 
 
Además de la cantidad de especies representadas, me llamó mucho la atención el mimo, el interés y el cuidado con el que está hecha, además de su sencillez que, para mí, hace que todavía llame más la atención.
 
 
 
Por la tarde llegaba el plato fuerte de las jornadas. Fernando Carmena con su espectacular capacidad didáctica nos habló de las migraciones de las aves.
 
 
 
Aprendimos a distinguir entre especies residentes, estivales, de paso o invernantes así como raras o divagantes. Todo ello con explicaciones detalladas de sus hábitos, comportamientos y "misterios" como el desplazamiento de 11000 km del cuco en busca de sus progenitores.
 
La segunda parte de la tarde se completó por todo lo alto con Manuel Aguilera. Los muladares y sus investigaciones por África nos dejaron a más de uno con la boca abierta, no solo por lo que veíamos sino también por lo que escuchábamos.
 
 
 
Como colofón, la tertulia con Manuel fue de lo más entretenida. Alguna persona del público llegó a proponer fumarnos los cerebros de los políticos para solucionar las incongruencias que se producen como consecuencia de sus decisiones y acciones. Esto vino al hilo de una curiosidad que nos había contado el ponente en su exposición. Tribus africanas tenían la costumbre de fumarse los cerebros de los buitres para "sentirse mejor", lo que hacía que la especie entrara en serio peligro. Ahora, se han dado cuenta de que en lugar de matar a los buitres para esos efectos dudosos ganan mucho dinero permitiendo que los turistas los fotografíen.
El domingo amaneció con un día soberbio, meteorológicamente hablando. No nos lo podíamos creer después del mes que llevamos. Mientras dábamos los minutos de cortesía disfrutábamos de un sol espectacular.
 

 


 

Jaime nos condujo al lugar idóneo para avistar los primeros buitres. Se trataba de la Foz de Fago. Cuando llegamos ya había un grupo de extranjeros dispuestos a ver algo con sus catalejos.
 
 
 
Además de disfrutar del paisaje y del día que había salido, las especies que íbamos viendo aumentaban, así, observamos un gran bando de halcones abejeros, una pareja de quebrantahuesos, alimoches,...
 
 
 
...chovas, cernícalo vulgar, águila calzada, azor, abundantes aviones. Mientras, Jaime seguía enseñándonos cosas curiosas sobre las edades de los quebrantahuesos.
 
 
 
 
Jaime nos propuso desplazarnos unos pocos metros con la intención de ver al águila real y así poner una guinda a la jornada. Los niños se lo pasaron en grande, encontrando hormigas, minerales, diamantes, ...
 
 
Al final, la propuesta de Jaime resultó fructuosa y vimos el águila real posada en su nido y en vuelo.
Cumplidos los objetivos de sobra, volvimos al Camping. En su terraza tomamos un vermú acompañados con la música de David Zancocho.
 
 
 
 
El sonido de su contrabajo y sus perspicaces letras permitieron la relajación y el buen ambiente, haciendo pasar un rato agradable a los que allí estábamos.
 
Todo culminó con una sabrosa comida en el restaurante del Camping Valle de Ansó y su correspondiente sobremesa que algunos la alargamos hasta bien entrada la tarde.
 
 
 
El cartel de las jornadas, en su segundo año, ya ha adquirido su propia personalidad y mantiene la línea del anterior. Lo coloco como una imagen más de las exitosas jornadas vividas. Gracias Pedro por ofrecernos tanto entretenimiento interesante.
 
 
 
Si queréis ver como fueron las I Jornadas el año pasado pinchar aquí.