miércoles, 4 de mayo de 2022

Circular al Aspe con esquís

 El pasado domingo 1 de Mayo, quedamos Peyo, Javi y yo para ir a esquiar. Los días previos no había habido buen rehielo así que decidimos madrugar para llegar pronto a Candanchú con la intención de subir al Aspe.




Desde el aparcamiento de Candanchú ya vimos que la porteada estaba asegurada hasta la Cueva de los Contrabandistas. Así que sin perder tiempo nos pusimos manos a la obra y en aproximadamente cuarenta minutos nos calzamos los esquís.




Una placentera foqueada por Loma Verde nos plantificó en la entrada al flanqueo que nos introduce en el Circo del Aspe. Allí decidimos poner cuchillas al ver que, a diferencia de los días anteriores, el rehielo había sido efectivo.




Después de un flanqueo con nieve dura y muy incómodo por las abundantes coladas que habían barrido la trayectoria, llegamos a la base de la Brecha del Aspe. La nieve permitía seguir con las cuchillas y continuamos con ellas todo el ascenso hasta el collado que separa los picos de Aspe y Llena de la Garganta.




Tras unas cuantas zetas que suavizaron la fuerte subida, llegamos al collado de la Brecha del Aspe. Aunque el viento no era fuerte, si resultó necesario ponerse algo de ropa que no quitaríamos hasta la cima.




Dejamos los esquís en la entrada de la Canal Norte que separa la antecima de la cima del Aspe. Veíamos que subía gente con crampones pero se intuía que la nieve iba transformando, lo que aumentaba las posibilidades de descender esquiando por allí.




Un rato en la punta del Aspe, con fotos y bocata incluidos, jugaron a favor de la transformación necesaria para el descenso. Así que al llegar a los esquís la decisión ya estaba tomada y nos echamos para abajo.




Dura por un lado y "crema pirenaica" por el otro, descendimos la canal sin complicaciones. Una vez pasada la pendiente fuerte, a disfrutar del entorno alpino del Circo de Tortiellas y vuelta a colocar pieles para remontar hasta La Tuca.




Una pequeña remontada nos permitió entrar cómodamente a buscar la entrada del Tubo de la Zapatilla. Por la mañana habíamos visto que una lengua de nieve continua nos dejaba en la cota más baja posible descendiendo por allí.




El disfrute fue total al ver que llegábamos hasta abajo con los esquís calzados y descendiendo por este clásico recorrido. Bien es verdad que había bastantes piedras sueltas entre la nieve, pero eso pasó a un segundo plano después del día tan redondo que habíamos completado.



Una visita a Perico, en el Albergue Aysa donde repusimos fuerzas con un buen ambiente, pusieron casi fin a un día bien aprovechado donde la aventura continuó hasta llegar a casa.




Track del recorrido



martes, 1 de marzo de 2022

Refugio de Linza-Lac d´Ansabere con esquis de travesía.

 El pasado jueves 24 de febrero me subí a Linza para dar una vuelta con los esquís. Dos días antes había estado con Pablo por la zona realizando la vuelta al Mallo de Lacherito y sabía que había continuidad de nieve por la zona del Barcal de Linza hasta la Collada de Petrachema




Parece mentira que desde la cota 1300 podamos calzarnos los esquís y mantener la continuidad por la zona, pero Linza tiene estas cosas con posibilidades muy interesantes.




Salí hacia la Collada de Petrachema y una vez allí decidiría si subía o no a la cima. Ya me rondaba por la cabeza esquiar el descenso por la vertiente francesa hasta las Cabañas de Ansabere y cuando pasan esas cosas al final uno se lía.




Así que quité pieles y sin mirar a la pala de Petrachema me eche monte abajo. La nieve estaba algo dura al principio, menos que los días anteriores, y en que dejé atrás lo más estrecho del collado, la cosa mejoró mucho. Con la incidencia directa del sol esquié por una nieve crema en su punto.




Al llegar a las Cabañas d´Ansabere la tentación de las suaves laderas que bajan desde el ibón del mismo nombre me tentaron tanto que decidí poner pieles y subir para poderlas esquiar de vuelta.




Llevaba buena hora y la meteo acompañaba pero tampoco era cuestión de perder demasiado tiempo y no disfrutar del punto de la nieve. Así que volví a quitar pieles y, después de echar una foto a mis acompañantes, volví hacia las cabañas en un descenso que me supo a poco.




Mientras colocaba las pieles, sin comerlo ni beberlo me envolvió la niebla. Sin ver ni torta, arranqué siguiendo una huella que había dejado una pareja en su ascenso. En otro lugar no tan conocido, y yendo solo creo que me hubiese entrado algo de preocupación, pero aquí lo traté como un regalo para ascender algo más fresco que si hubiese tenido el sol apretando.




Conforme llegaba al Collado de Petrachema la niebla se fue disipando y volví a ver todo claro. La "boira" se quedaba en el valle de Lescun y hacia Ansó la cosa se mantenía despejada.




El descenso por el Barcal de Linza hasta el Refugio de Linza lo esquié creo que en las mejores condiciones de esta temporada. Con la nieve transformada lo justo para disfrutar de lo lindo.



Un día de lo más entretenido pese a no tener ninguna compañía nada mas que los esquís, con una de las mejores nieves de este invierno tan raro y un recorrido que parte desde el coche, sin porteos con total continuidad y sin salir de casa. ¡Que gozada!