Parte semanal del estado del circuito

Parte semanal del estado del circuito

miércoles, 29 de mayo de 2013

II Jornadas Ornitológicas, Camping Valle de Ansó.

Este año la primavera se está pasando sin pena ni gloria. Mas bien parece una continuación del invierno. De cualquier modo, el Camping Valle de Ansó continúa con interés en la organización de eventos. Esta vez tocaban las jornadas ornitológicas por segundo año consecutivo y aunque el tiempo no acompañaba el primer día, la presentación de éstas a cargo de Jaime Solanas fue todo un éxito.


A la calidad de sus fotografías de fauna ornitológica y paisaje realizadas en el valle de Ansó, se unieron los interesantes comentarios de todo un profesional interesado en estos temas.
Aunque los comentarios se centraron en el quebrantahuesos como especie emblemática, también hubo tiempo para que nos comentara cómo consiguió fotografiar a la perdiz nival, el águila real o el treparriscos.

 
La desapacible tarde del viernes la habíamos pasado disfrutando y aprendiendo con Jaime y las jornadas no podían empezar mejor.
 
El sábado no amaneció mucho mejor meteorológicamente hablando, pero acudimos para ver un audiovisual que había enviado la Comarca de la Jacetania de contenidos ornitológicos, de naturaleza y paisajísticos. Los aproximadamente tres minutos de duración nos dejaron un tanto indiferentes a los que allí estuvimos pese a que las imágenes eran bonitas.
 
 
 
 
Aproveché para hacer unas fotos a la exposición de Patricia. Una espectacular colección de plumas de aves que nos trajo Paco de Sinués como el año pasado.
 
 
 
Además de la cantidad de especies representadas, me llamó mucho la atención el mimo, el interés y el cuidado con el que está hecha, además de su sencillez que, para mí, hace que todavía llame más la atención.
 
 
 
Por la tarde llegaba el plato fuerte de las jornadas. Fernando Carmena con su espectacular capacidad didáctica nos habló de las migraciones de las aves.
 
 
 
Aprendimos a distinguir entre especies residentes, estivales, de paso o invernantes así como raras o divagantes. Todo ello con explicaciones detalladas de sus hábitos, comportamientos y "misterios" como el desplazamiento de 11000 km del cuco en busca de sus progenitores.
 
La segunda parte de la tarde se completó por todo lo alto con Manuel Aguilera. Los muladares y sus investigaciones por África nos dejaron a más de uno con la boca abierta, no solo por lo que veíamos sino también por lo que escuchábamos.
 
 
 
Como colofón, la tertulia con Manuel fue de lo más entretenida. Alguna persona del público llegó a proponer fumarnos los cerebros de los políticos para solucionar las incongruencias que se producen como consecuencia de sus decisiones y acciones. Esto vino al hilo de una curiosidad que nos había contado el ponente en su exposición. Tribus africanas tenían la costumbre de fumarse los cerebros de los buitres para "sentirse mejor", lo que hacía que la especie entrara en serio peligro. Ahora, se han dado cuenta de que en lugar de matar a los buitres para esos efectos dudosos ganan mucho dinero permitiendo que los turistas los fotografíen.
El domingo amaneció con un día soberbio, meteorológicamente hablando. No nos lo podíamos creer después del mes que llevamos. Mientras dábamos los minutos de cortesía disfrutábamos de un sol espectacular.
 

 


 

Jaime nos condujo al lugar idóneo para avistar los primeros buitres. Se trataba de la Foz de Fago. Cuando llegamos ya había un grupo de extranjeros dispuestos a ver algo con sus catalejos.
 
 
 
Además de disfrutar del paisaje y del día que había salido, las especies que íbamos viendo aumentaban, así, observamos un gran bando de halcones abejeros, una pareja de quebrantahuesos, alimoches,...
 
 
 
...chovas, cernícalo vulgar, águila calzada, azor, abundantes aviones. Mientras, Jaime seguía enseñándonos cosas curiosas sobre las edades de los quebrantahuesos.
 
 
 
 
Jaime nos propuso desplazarnos unos pocos metros con la intención de ver al águila real y así poner una guinda a la jornada. Los niños se lo pasaron en grande, encontrando hormigas, minerales, diamantes, ...
 
 
Al final, la propuesta de Jaime resultó fructuosa y vimos el águila real posada en su nido y en vuelo.
Cumplidos los objetivos de sobra, volvimos al Camping. En su terraza tomamos un vermú acompañados con la música de David Zancocho.
 
 
 
 
El sonido de su contrabajo y sus perspicaces letras permitieron la relajación y el buen ambiente, haciendo pasar un rato agradable a los que allí estábamos.
 
Todo culminó con una sabrosa comida en el restaurante del Camping Valle de Ansó y su correspondiente sobremesa que algunos la alargamos hasta bien entrada la tarde.
 
 
 
El cartel de las jornadas, en su segundo año, ya ha adquirido su propia personalidad y mantiene la línea del anterior. Lo coloco como una imagen más de las exitosas jornadas vividas. Gracias Pedro por ofrecernos tanto entretenimiento interesante.
 
 
 
Si queréis ver como fueron las I Jornadas el año pasado pinchar aquí. 
 

 
 


 
 

 
 
 
 
 

lunes, 27 de mayo de 2013

Reseñas de escalada en Repatauda

AND Turismo Rural (Asociación de Turismo Rural Naturaleza y Disfrute) ha realizado un cartel junto con las reseñas de las vías para promocionar la escalada en la zona.
Desde nuestro blog queremos apoyar esta promoción publicando en esta entrada tanto el cartel como las reseñas.

 
 
 
Si queréis obtener más información sobre Repatauda podéis pinchar aquí.
 
Para disponer de las reseñas en un formato PDF podéis pinchar aquí.
 
 
 
 
 

sábado, 11 de mayo de 2013

Aguatuerta-El Rincón-Castillo de Acher-Marcantón-La Loma con esquís de travesía

El pasado 5 de mayo quedamos Anchel, Peyo, Javi, José Antonio, Pablo y yo para ir a esquiar. Pablo había ido el día anterior a Linza para subir al Sobarcal y al Mallo y había salido con los esquís puestos desde el coche.
Además de darnos bastante envidia,  nos animó a probar a dar una vuelta que teníamos en mente hacía tiempo. Así que a las seis de la mañana partimos hacia Guarrinza con la intención de subir al Castillo de Acher dando la vuelta por Aguatuerta. Subimos por la pista hasta donde pudimos con los coches y tras un porteo de unos cien metros nos calzamos los esquís.




Antes de entrar en Aguatuerta, observamos como aflora la caseta del Achar, haciéndonos ver que la primavera, queramos o no, va llegando.



El paso por Aguatuerta, antes de entrar al Rincón, se hace entretenido buscando y eligiendo los mejores sitios para sortear las barranqueras.




En el Rincón el sol aprieta fuerte, pero la recompensa de las vistas conforme vamos ganando altura es grande y hace que el avance sea más llevadero. Pasamos por los restos de la caseta del Rincón y les cuento una anecdota que tuve en ese lugar cuando era bastante más joven y la caseta aún estaba en pie. No me quedó más remedio que dar una vuelta alrededor de la caseta para despistar a un toro enfurecido, al que había incomodado yo al pasar junto a una cuadrilla de vacas a las que él pretendía cortejar. Yo ya oía gritos a lo lejos de mi tío y otras personas que iban con él que me advertían de lo que iba a pasar, pero yo no llegaba a entenderles y no tenía ninguna experiencia para saber que no podía hacer lo que me diera la gana entre un rebaño de vacas y menos cuando el toro esta en esas actitudes. Ahora cada vez que cruzo un rebaño de vacas me acuerdo del incidente y observo si hay toro y su actitud, intentando evitar molestarlo si es que esta así, por si las moscas.





Por debajo de Secús pasamos al puerto de Acher a través del collado que en los mapas aparece nombrado como Achar de los Hombres y trazamos una diagonal descendente sin quitar las pieles hasta el collado del Barcal para ir en busca de nuestro objetivo que ya tenemos a la vista. 






La media ladera hacia el corredor de entrada al Castillo se hace larga, pero nos entretenemos viendo como las marmotas han hecho agujeros en la nieve y ya se dan sus paseos por los alrededores con sus crías.




Mientras Pablo espera mirando a la punta del Castillo de Acher, los demás vamos subiendo poco a poco el empinado corredor. Habíamos puesto cuchillas previendo el cambio de nieve por la orientación y acertamos. Subimos cómodamente sin ningún contratiempo y solo faltaba acceder a la cima por su suave ladera.



Una vez arriba, las vistas son alucinantes. Las vamos asimilando echando un bocado y alguna que otra risa. Disfrutamos.



Con ganas de coger la primera bajada del día, quitamos las pieles y no perdemos tiempo en esquiar.




Observando que el barranco del Barcal no nos ofrecía una bajada larga, optamos por volver a colocar pieles y subir hasta el collado de la Peña Marcantón para coger el barranco de La Loma. Por la mañana, al subir con los coches ya nos habíamos fijado y el barranco de la Loma nos permitía bajar casi hasta el coche mientras que por el Barcal nos quedábamos muy altos.





Al llegar debajo de la Peña Marcantón, Anchel y Pablo se acuerdan de que es el día de la madre y le mandan a cada una de sus madres una postal con mucho cariño... ¡que par de marcantones!.



La esquiada por La Loma es de lo más agradable. Terminamos casi en los coches apurando los últimos giros si no extremos, si al extremo de donde terminaba la nieve.


Lo peor de la jornada estaba por llegar, ¡que largo se me hizo el viaje hasta Ansó con el agujero que tenía en el estómago!. La recompensa también fue buena y la comida tapó el agujero y el recuerdo del día fue extraordinario.