Marcha Senderista

domingo, 26 de febrero de 2012

Renclusa-Paderna. Benasque

El fin de semana pasado (18-19 de febrero) cogimos los bártulos con Pablo y nos fuimos a Oriente. Salimos de Ansó a las 5:30 de la mañana para llegar a las 9:00 a Benasque, donde habíamos quedado con el resto de compañeros del curso de esquí de montaña que organiza Peña Guara. Era el último de los tres fines de semana, en los que había práctica de todo lo visto en la teoría. La teoría fueron cinco sesiones en los locales del club en Huesca, y los otros dos fines de semana de práctica, se realizaron en la zona del Portalet, pernoctando en la Casa de Piedra de Panticosa.
En esta ocasión el día era espectacular, y el frío de los fines de semana anteriores había pasado a la historia.



Desde el Hospital de Benasque, partimos los tres grupos juntos hacia La Renclusa. Los grupos estaban formados por siete personas y cada uno de ellos llevaba tres monitores, lo cual hacía que todos estuviésemos bien atendidos en todo momento. En la foto dos de ellos, Pedro y Teresa.



Todos atendemos las explicaciones que nos da Antonio, siempre interesantes. Pronto dejaremos de utilizar la pista de esquí de fondo para disfrutar de la nieve profunda del valle.  



Casi sin darnos cuenta llegamos a La Renclusa, donde echamos un bocado antes de pasar la tarde por los alrededores para poner en práctica técnicas de subida en nieve profunda y formas de asegurar con piolet, con esquís,... para rapelar con esquis, montar pasamanos,...



...En el Portalet nos tocó prácticas con ARVA, técnicas de sondeo, catas de nieve, autodetención con piolet, autodetención en caidas con esquís, construcción de iglús, agujeros en ventisqueros, observamos de cerca a los perros de la Guardia Civil que buscan personas enterradas en la nieve,...




A última hora de la tarde, bajando hacia el refugio, toca disfrutar de la nieve profunda, ...espectacular.
La diversión está asegurada, no hay nada más que ver a nuestra monitora Teresa, que ha hecho un doble mortal por encima de los pinos y ...¿habrá tenido algo que ver Pablo?...


...parece que le pide explicaciones al llegar al refugio, ...Emilio, rápidamente apoya a Pablo...lo terminaremos en la cena echando unas risas.


A la mañana siguiente, y después del dolor de tripas producido por la risa continuada durante la cena, amanece despejado, salimos en dirección a Paderna con los primeros rayos de sol acariciando Las Maladetas.




Pronto observamos como a nuestro objetivo también le da el sol, aunque hay previsiones de que hacia el mediodía entre un frente que empeore la situación, ...ya veremos.






Emilio vigila las nubes que aparecen por detrás del pico Salvaguardia, mientras hacemos diagonales en busca del Collado de Paderna.



Hoy, todos los grupos del curso vamos hacia el mismo objetivo, lo que permite observar, echando la vista atrás, lo espectacular del ascenso en el esquí de montaña.



También da para observar la rapidez con la que se han cubierto Las Maladetas, antes de llegar al collado de Paderna.



Mientras unos compañeros de Binéfar me echan esta foto, nuestra monitora Teresa va llegando al collado.




Mientras nos reagrupamos todos, la "meteo" no perdona, y en vista de que la pala final de Paderna no está muy esquiable por nieve dura y venteada, decidimos bajar disfrutando de los tubos de Paderna, no sin antes equipar un pasamanos para salvar un resalte helado.




En la bajada por los tubos el disfrute es salvaje, Teresa tiene su penúltimo percance, ...esta vez yo no he tenido nada que ver.




Con esto hemos terminado un curso en el que no queda más que felicitar a Peña Guara por su organización, y recomendar a todo el mundo que lo haga. Agradecer también a los monitores (incluida Teresa) su interés en transmitir conceptos y hacer del curso un entretenimiento y un disfrute proporcionado por esta actividad
tan gratificante.

¡¡UN ABRAZO PARA TODOS!!

viernes, 24 de febrero de 2012

Mallo de Lacherito con esquís

El pasado martes 21 nos juntamos Gerardo, Pablo y yo con la intención de subir al Mallo de Lacherito. Hay gente mayor en Ansó que nos dice que esta cima no es el Mallo de Lacherito, y que éste se encuentra en el valle del mismo nombre y cerca del ibón. Esta que hoy vamos a intentar subir, la conocen como Punta Plana Diego, como corresponde a la cota más alta del puerto ganadero donde se encuentra.
Arrancamos desde Linza, justo en el aparcamiento de abajo, el del "Estrecho de Linza", y rápidamente, por debajo de las placas donde los niños, y no tan niños, practican la escalada cuando llega el buen tiempo, tomamos la pista de esquí de fondo, hasta la Foya de los Ingenieros. La transformación de la nieve, que empezó el viernes pasado, unido al frío nocturno hace que la nieve del circuito esté bastante dura y rápida, lo que hará que si no hace mucho calor durante el día, no necesitemos remar para llegar a la furgoneta.



Abandonando la pista de esquí de fondo, nos dirigimos a la Foya Manaté, cruzando el último tramo de bosque de hayas.



Al llegar a la Foya Manaté, observamos que la diagonal por donde va el camino normal, está bastante justa de nieve y decidimos cruzar toda la Foya y remontarla por la fuerte pendiente que habitualmente utilizamos para bajar. Tenemos que poner cuchillas para salvar este tramo, pues la nieve todavía está dura como corresponde, por la mañana, a la nieve primavera.



Una vez pasada esta dura pendiente, e introduciéndonos ya, hacia el circo formado por el Chinebral y el Mallo, la nieve se mantiene fría y sin transformar.
Ya ha pasado el mediodía y es hora de avituallarnos. Aprovechamos el resguardo de un pedrusco que siempre se agradece.



Continuamos la marcha y, a pesar del sol y la ausencia de viento fuerte, el calor no aprieta y esto hace que la ropa no estorbe. Ya tenemos ganas de ver la pala del Mallo pero aún nos queda pasar unos resaltes.




La pala, como siempre, es espectacular, miremos hacia donde miremos, para subirla y para bajarla...



Al llegar a la cornisa previa a la punta, nos damos cuenta de que hoy hay que pinchar los esquís, y colocarnos los crampones para llegar hasta arriba.



En el corto trayecto hasta la punta, aprovecho para echar unas fotos de lo que nos rodea. Entretanto, Pablo ya me saluda desde arriba del todo, ya no puede subir más.



Disfrutamos de las vistas de las agujas, y de como se solapan Petrachema, La Mesa de los Tres Reyes y el Anie.



Nos hacemos un retrato, y luego Gerardo nos hace una foto, eso si, dejando ver el Midi entre los dos.




Emprendemos la bajada con mucho cuidado hasta los esquís. A partir de allí el disfrute es tal que no paro a hacer ninguna foto. Bajamos con una nieve más que aceptable en un día precioso, por el mismo recorrido de la subida, y sin tener que remar hasta la furgoneta.